Si eres de las personas que ya está cansada de las típicas ensaladas, la mezcla de jícama y sandía se volverá una de tus favoritas.

Ingredientes

  • 1 kilo de pechuga aplanada sin piel y sin hueso
  • 1 lechuga romana
  • 1 lechuga italiana
  • 1 jícama grande
  • 1 sandía mediana
  • 100 gramos de arándano secos
  • 3 limones
  • 1 huevo
  • 1 naranja
  • Aderezo de vinagre balsámico
  • Queso parmesano rallado
  • Pan molido

Procedimiento

1.- Rebana la sandia en rodajas del mismo tamaño (el grosor de un dedo) y haz lo mismo con la jícama.

2.- Deja marinando los trozos de jícama y sandía con el jugo de naranja, limón, aceite de oliva, agrega sal y pimienta al gusto. (voltea cada 3 minutos)

3.-Corta el limón en rodajas y colócalas en un sartén caliente hasta que suelten el jugo y retíralas.

4.-Lava y desinfecta las lechugas y ponlas a escurrir.

5.- Bate un huevo y agrega pimienta y deja reposarlo por 10 minutos junto con las pechugas de pollo.

6.- Realiza una mezcla para empanizar las pechugas, mitad pan molido y mitad queso parmesano.

7.- Fríe el pollo y déjalo escurrir.

8.- Por última coloca todos los elementos en un plato y está listo para servir.

Fuente: Kiwilimón