Uno de los dolores de cabeza de las amas de casa es limpiar el acero inoxidables, el cual lo podemos encontrar en los fregaderos, lavabos, manijas de puertas, entre otros. Este tipo de material es muy resistente, pero se llega a manchar con mucha facilidad, lo que ocasiona que pierda su brillo característico.

Por tal motivo, te mostramos una sencilla manera de recuperar su brillantez, lo único que necesitas es la cáscara de una naranja y seguir las siguientes indicaciones:

-Limpia como de costumbre la zona, (en el caso del fregadero asegúrate de retirar todos los restos de comida).

-Frota la zona a limpiar con la parte externa de la cáscara, de esta manera el zumo de la fruta le devolverá el brillo al acero.

-Por último pasa un trapo semi húmedo por toda el área.

Con este procedimiento, además de limpiar también ayudas a eliminar los malos olores que se hayan acumulado. Así que no dudes en probar este tip de limpieza.

Fuente: Ecocosas